Gordos contra flacos: Mejenga de peso

No es un partido de futbol cualquiera. Es una mejenga en que la CHARLATANERÍA SE REVUELCA con los jugadores en la cancha de San Pedro de Santa Bárbara de Heredia.

JUAN JOSÉ RODRÍGUEZ R.

jjcachu@gmail.com | revistadominical@nacion.com

Publicado el 16 de junio del 2013

Muchacho o señor: si ha tenido que lidiar con apodos como El Tuno (“tú no cabes por la puerta”), o El que barre (“el que va a reventar”), por estar pasado de kilos, ¡tranquilo! O, por el contrario, si para hacer sombra debe pasar dos veces por el mismo lugar debido a su falta de volumen, ¡tampoco se preocupe! En San Pedro de Santa Bárbara de Heredia lo podrían estar buscando... El único requisito es ser bien futbolero.

Desde hace 38 años, en época de fiestas patronales, el pueblo de San Pedro organiza ininterrumpidamente un show deportivo sin precedentes: el partido de los gordos y los flacos. Es una verdadera mejenga en la que el árbitro es un charlatán más. No hay reglas, los marcadores son arreglados y hasta llegan a meterse dentro de la cancha 24 jugadores por equipo.

Este partido es una tradición en la que los goles entran a carcajadas, un evento en el que puede participar cualquiera que reúna los requisitos esenciales de ser bien viejo, bien flaco o bien gordo.

Los inicios

Corría 1975 y la Asociación Deportiva Fraternidad disputaba los torneos de segundas de Anafa (un rango inferior a la Segunda División). Max Lara Soto (q.d.D.g.), Jesús María Alfaro y otros vecinos formaban la directiva del club del pueblo. Solían ir a tomar unos tragos al Típico Copey, situado a un costado de la plaza de deportes. Un día, estando ahí, a Max se le ocurrió la idea de organizar un partido singular el lunes después de terminadas las fiestas de San Pedro, para alargar la celebración y ayudar al consejo económico de la iglesia.

Como no había uniformes para distinguir a los bandos, pensaron en reunir a todos los gordos de la comunidad en un equipo, y enfrentarlos con los flacos futboleros. Y así comenzó la historia. Cuenta Jesús María Chuma Alfaro que los primeros jugadores que llegaban a la cancha venían vestidos con pantalones de vestir recortados con tijera y algunos hasta llegaban con sombrero.

“A unos se les salían los calzoncillos, que eran de manta”, comenta el nonagenario Alfaro, quien, a sus 53 años, debutó en el primer partido militando de lateral derecho con los gordos.

“Había un señor que se llamaba José Manuel Chepo Arias Portugués. Cuando cabeceaba la bola, se quitaba el sombrero; cabeceaba y se lo volvía a poner”, recuerda Juan Buzzo Ortiz, actual jugador de los gordos. “Es más, en una de sus jugadas se le salió uno de sus testículos. Antes se acostumbraba a ponerse la pantaloneta arriba del ombligo, y entonces cuando brincó sucedió el imprevisto”, cuenta Luis Sánchez, del equipo de los flacos.

En los primeros partidos, los jugadores llegaban a pesarse a una romana de la iglesia antes de iniciar el encuentro. El peso máximo para los flacos era de 130 libras (59 kilos); los que pesaban más de 170 libras (73 kilos) eran de los gordos.

Hugo Calabaza Jiménez ríe recordando que han llegado jugadores de hasta 380 libras (173 kilos). Cuando se lesionaban, se requerían hasta cinco hombres para echarlos en la volanta de atención médica.

Al inicio, era una volanta muy particular. La conducía Julio Tuerto Esquivel quien, junto con Bernarda La Paloma Murillo, se encargaban de la atención a los jugadores.

Como eso era parte de vacilón, Tuerto llegaba vestido de indio o de payaso, a bordo de un carrusel “disfrazado” de ambulancia.

Más anécdotas

Un buen lunes “de gordos y flacos”, falleció un personaje distinguido del pueblo. Al fondo de la calle, se divisaba la figura menuda y triste de un quijote futbolero llamado Albino y de sobrenombre Pocha. Era el más flaco entre los flacos. Al acercarse a la cancha, le preguntaron: “¿Diay Pocha, viene a jugar?”. Él respondió: “¡N’hombre, no ve que día escogió este hijuetal para morirse... ¡Ya no hay partido!”

Otro personaje es el famoso Juan Manuel Sánchez, capitán de los gordos. Ha llenado su casa de trofeos diciendo cada año que “este es su último partido”. Juanma juega desde 1979 y, según él, lleva anotados 35 goles.

Estrellas

Figuras como Pocha, Ñanquí, Mamá soy yo, Julio Treinta, Alfredo Palangana, Calilo o Pino Loco han desfilado durante décadas por la cancha del pueblo ante la mirada atenta y burlona de miles de espectadores. Algunos como Ñanquí, Luis Zapa o Max Lara, descansan en paz y son recordados en cada partido. Otros como Pocha o Chuma ya no juegan más por su edad, pero siguen activos los legendarios Pino, Norman Charcos o Cafú.

Tras la muerte de Max Lara hace 15 años, Francisco Pachisca Ramírez tomó las riendas de la organización del partido. Además, se encarga de impartir una extraña justicia dentro de la cancha, pues él asegura que la meta del partido es que quede empatado para que se vayan a penales.

“Tal vez van ganando los flacos por cuatro goles, y yo pito tres o cuatro penales en contra, así sacados de la manga, para favorecer a los gordos”, dice el famoso pitador con su sonora carcajada.

“Una vez, le sacamos la tarjeta roja de la bolsa y se la enseñamos”, agrega Julio Treinta.

Pachisca afirma que, este año, para los gordos hay dos nuevas contrataciones sacadas del Mercado Central de Alajuela, y que hasta el sacerdote de Santa Bárbara va a meterse al terreno de juego.

El próximo partido será el 8 de julio a las 5 p. m. Ya los uniformes están listos: tallas y S o M para los flacos, y XXL para los gordos... bueno a excepción del guardameta Rafael Tonina Bolaños, quien ya sabe que debe mandar a hacerse su propia camisa, porque en la de los gordos nunca entrará.

  • Rafael  Bolaños Hernández, probable portero de los gordos en el juego del mes próximo. Foto: Francisco Pablo Montiel

    Rafael Bolaños Hernández, probable portero de los gordos en el juego del mes próximo. Foto: Francisco Pablo Montiel

  • Los flacos en el partido de 1984. El quinto de pie (orden usual) es Max Lara, el fundador, ya fallecido. Foto: Francisco Ramírez para LN

    Los flacos en el partido de 1984. El quinto de pie (orden usual) es Max Lara, el fundador, ya fallecido. Foto: Francisco Ramírez para LN

  • El equipo de los gordos en el 2009. Foto: Francisco Ramírez para LN

    El equipo de los gordos en el 2009. Foto: Francisco Ramírez para LN

Opine sobre este artículo

¿Es usted miembro? Ingrese al sistema

O regístrese utilizando Facebook


No logueado ..

Solo necesita su usuario y contraseña de Facebook.

Correo electrónico:

Contraseña:

 

Olvidó la contraseña ?

Presione aquí para registrarse gratis en nacion.com si aún no lo ha hecho. / Este sitio requiere Cookies

comentarios

Marijo C

18:51 17/6/2013

Max Lara (q.e.p.d) no murió hace 15 años, murió hace 5. Gracias

Marijo C

18:36 17/6/2013

Don Max Lara (q.e.p.d) no murió hace 15 años, murió hace 5.

Jefrey Ramirez Campos

14:02 17/6/2013

Buenas, yo soy de San Pedro y me encanto el articulo, pero hay varios errores: 1. Max Lara no fallecio hace 15 años, es mucho menos. 2. La foto de 1984 no puede ser de ese año, por que yo tengo 31 años y me acuerdo de ese partido, por lo que tiene que haber sido en los 90